6 cimas de Mazatlán y sus historias

Mazatlan_Cerro_de_la_Neveria

En un inicio, el actual puerto de Mazatlán era una colección de esteros, lagunas y cerros, donde se apostaron sus primeros pobladores. Con la construcción de diques y el relleno de algunas marismas el puerto pudo expandirse hacía el nivel del mar, dejando aquellas cimas que le rodeaban para cubrir otras funciones. Estos montículos siguen perfilando los horizontes del puerto y guardan en sus laderas y cumbres varios pasajes de una historia que no se puede olvidar. Aunque los siguientes no son los únicos que existen en el puerto, sin duda son por si mismos símbolos naturales de lo que alguna vez fueron estas tierras y que los mazatlecos lograron conquistar. En la actualidad es posible subir a la mayoría de estos y algunos cuentan con miradores desde donde es posible contemplar la grandeza del creciente puerto.

31091585

1. El Crestón

Con sus 157 metros de altura, el cerro y antigua isla del Crestón es la cumbre más prominente del puerto, razón por la que desde 1828 aquí se localiza el faro, mismo que se ha estado remodelando desde entonces. En sus faldas se colocó el muelle de Ortigosa que abrió el uso de la bahía para las embarcaciones que llegaban al puerto, labor que según algunas leyendas ya cumplía desde la época colonial, cuando algunos bucaneros y piratas utilizaban sus cuevas para resguardar su cargamento. Una de esas cavernas, conocida como la Cueva del diablo, ya era visitada por los curiosos desde el siglo XIX, entre los que se encontraba el joven escritor Amado Nervo, que dejó para la posteridad una crónica titulada La gruta del Crestón.

Captura2

2. El Vigía

Hasta 1930, cuando la isla del Crestón se une a la península mazatleca, este cerro marcaba los limites naturales de nuestro territorio y el del mar. Su nombre se debe a que fue uno de los sitios que escogieron las milicias pardas para vigilar estas costas de los ataques piratas y otras embarcaciones clandestinas. Desde 1828 comenzó a construirse la aduana en sus faldas, sus bodegas, el astillero y el fortín de la Batería, donde se defendía al puerto de las invasiones marítimas. En 1874 se levanta en su cumbre la Casa del Meteorólogo, conocida como el Observatorio, y para 1910, cuando se crea el Paseo del Centenario que bordea sus costas, se abrió en este lugar el primer bosque de la ciudad, con su propio mirador desde 1943.

Captura

3. La Nevería

La historia nos marca el inicio del puerto en su cumbre y laderas, cuando Joseph de Garibay describe una trinchera de piedra que habían construido los vigías en su cima como puesto permanente. Durante la primer mitad del siglo XIX, en su pendiente hacía el este, se encontraba la zona más poblada del puerto, tanto que aquí fue donde se construyó su primer templo en 1842. Se dice que este fue el original cerro del Vigía hasta que cambió por su actual nombre cuando el hielo importado de San Francisco comenzó a guardarse en sus entrañas. En 1910 se abre el Paseo Claussen en su cara poniente, ampliando al malecón con la explanada del Clavadista y otros miradores importantes, siendo el mismo cerro uno de ellos.

Captura1

4. Casamata

Junto con los cerros del Vigía y la Nevería, formaba uno de los limites de Mazatlán en el siglo XIX. Por no estar vecino al mar como los otros, a este le tocó albergar en sus faldas los primeros y hoy desaparecidos panteones del puerto, en lo que después sería llamado Barrio de las calaveras. Para 1888 el puerto había crecido hacía sus laderas, uno de los panteones había desaparecido bajo las casas y el otro se encontraba en desuso. Fue entonces que el ayuntamiento decidió expropiar su cima para colocar en esta los tanques de almacenamiento de agua, mismos que siguen aquí hasta la fecha, desde donde llegó por primera vez el agua a Mazatlán, algo rojiza por las tuberías decían las autoridades, aunque los mazatlecos pensaran otra cosa.

Captura3

5. Montuosa

A las afueras de aquel antiguo Mazatlán, se encontraba esta loma que debe su nombre a los montes que la poblaban a inicios del siglo XX. Como la cumbre despoblada más cercana al puerto, era de importancia táctica para las tropas revolucionarias que lo sitiaron en 1911, año en que se suscito en este cerro una de las pocas batallas que tuvieron los maderistas contra el ejercito mazatleco. El barrio que aquí se levantaría poco tiempo después, quizá heredando aquella energía bélica de su pasado, sería uno de los más peligrosos de Mazatlán durante buena parte del siglo XX. Desde 1991 se levanta en su cumbre uno de los templos católicos más grandes del puerto, que cuenta con su propio mirador para los visitantes.

Captura4

6. Loma atravesada

Mucho antes de que el puerto atravesara los dominios del estero, este montículo ya tenia su nombre y reputación entre los mazatlecos. Llamada así porque obligaba a los pasantes a rodearla mientras iba y venían del puerto hacía la sierra, tuvo su primera participación en la historia en 1864 cuando Manuel Lozada, el Tigre de Alica, controló y bloqueó al puerto desde su cima para que los franceses lograrán invadirlo después de haber sido derrotados el 31 de marzo. La historia se repetiría tiempo después, cuando las tropas revolucionarias utilizaron el mismo cerro para controlar la entrada y salida de gente y mercancía. Por esto, desde 1923 se decidió instalar aquí el cuartel y campo militar de Mazatlán.

Mazatlan-NOCTURNA-PASEO-OLAS-ALTAS-1280x853

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s